Luz verde para la sede de la archicofradía del Resucitado

Después de años de espera, la archicofradía de Jesús Resucitado podrá tener un lugar propio en la calle Zapatería en el que mantener los tronos en buenas condiciones.
El Ayuntamiento ha eliminado el último obstáculo para la construcción de esta sede al modificar el Plan Especial de Reforma Interior (PERI) del ámbito comprendido entre las calles Abad de los Arcos, Horno de las Monjas y Mayor de Santa María, donde se construirá el inmueble .
Esta modificación permite a la archicofradía presentar su proyecto de acuerdo a unas normas de edificabilidad. Sin embargo, su presidenta, Irene Mondéjar, afirma que por ahora solo se va a construir «un bajo a pie de calle de unos 120 metros cuadrados porque no hay dinero para más».
El proyecto que la congregación tiene preparado desde hace un lustro prevé la construcción de una sede con tres o cuatro alturas, pero según Mondéjar «no hay financiación ahora mismo ni es el momento de pedirla».
Las obras para llevar a cabo la cimentación suponen un presupuesto de más de 100.000 euros y el bajo se utilizará para conservar los tronos de la archicofradía.

Necesidad urgente

Este trámite se ha realizado lo antes posible debido a la urgente necesidad de abrir la nueva sede teniendo en cuenta que la actual, la excolegiata de San Patricio, se encuentra gravemente dañada por los seísmos y está siendo restaurada. Sin embargo, las imágenes permanecerán en su sede «de toda la vida», en la capilla de la Virgen del Alcázar de la girola de San Patricio.
La modificación del PERI ha sido redactada por el Servicio de Planeamiento y Gestión a instancias de los dos propietarios: la archicofradía de Jesús Resucitado y la mercantil Promotora Lorquina 2002 SL.
Esta hermandad es la única de Lorca que aún no tiene una sede propia y, aunque en 2007 se realizó un convenio con el Ayuntamiento por el que se procedería a su construcción, «nunca había dinero para llevar a cabo las obras», afirma Irene Mondéjar.
El proyecto inicial pretendía dotar a la congregación de un local con diversas actividades en el que se creara una escuela de bordado para niñas. Sin embargo, esta idea quedó paralizada a la espera de que se realizara la modificación procedente del PERI y de tener la financiación necesaria. De momento, Mondéjar asegura que comenzarán con la planta baja, «urgente para guardar los tronos».
El solar en el que se construirá la sede fue cedido por la familia Vicente Plazas y está muy cerca del templo de San Patricio, en el casco antiguo de la ciudad.

Fuente: La Verdad