Oro y Seda, Bien cultural lorquino

El Ayuntamiento y las seis cofradías de la Semana Santa lorquina, Paso Azul, Paso Blanco, Paso Encarnado, Paso Morado, Paso Negro y Archicofradía de Jesús Resucitado, han solicitado al Gobierno de Murcia la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) para el arte del bordado lorquino, una técnica textil artesana única en el mundo, que se realiza en oro y sedas .
Su declaración como BIC es preceptiva para la aspiración del Consistorio y las cofradías de que esta técnica exclusiva sea declarada Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la Unesco. La concejal de Cultura, Sandra Martínez, y representantes de las cofradías anunciaron ayer su petición al Ejecutivo murciano, que fue la primera administración autonómica en otorgar hace unos años la declaración BIC a piezas textiles, dotando de este grado de protección a varias de las joyas del bordado del Paso Blanco y el Paso Azul.
Entre ellos se encuentran el estandarte “El Reflejo” del Paso Azul, que se bordó en 1914 bajo la dirección del pintor Francisco Cayuela y reproduce la imagen de la talla de la Virgen de los Dolores, de 1796, que desapareció en 1936 durante la Guerra Civil. También está entre los bordados BIC el estandarte “Oración en el Huerto” del Paso Blanco, popularmente conocido como “Paño de las flores”, una obra realizada en 1918 bajo la dirección técnica de Emilio Felices que patentó con esta pieza el “punto español felices”.
El expediente, que ya ha sido trasladado a la Consejería de Cultura para su incoación, ha sido realizado por los integrantes de la asociación “El arte del bordado de Lorca y su puesta en escena en los desfiles bíblicos pasionales”.
En el documento analizan sus antecedentes históricos, con una antigüedad acreditada de más de 150 años, su técnica, repasan las obras de los autores más destacados, los reconocimientos y premios obtenidos por estas piezas y sus fórmulas de conservación, exposición y puesta en escena durante las procesiones.
El bordado lorquino de Semana Santa es una peculiar técnica decorativa de las vestimentas e insignias de los grupos que participan en la Semana Santa lorquina, fiesta declarada de interés turístico internacional desde 2007.
En el expediente se ha incluido una serie de bordados de todas las cofradías «a modo de ejemplo», según explicó la concejal de Cultura. Su inclusión «no quiere decir que vayan a ser declarados BIC, ya que lo que se pretende es que sea la técnica del bordado lorquino, el arte, lo que se le de esa catalogación».
Y la edil precisó que en el caso de uno de los bordados presentados, el del Paso Encarnado, sí podría declararse BIC, ya que la Archicofradía del Santísimo Cristo de la Sangre lo ha solicitado. Martínez no quiso aventurarse a la hora de dar una fecha para que se formalice la petición, aunque dijo que «podría tardar entre año y medio y dos años».
La concejal de Cultura recordó que la ciudad ya cuenta con «doce textiles declarados Bien de Interés Cultural, de los pasos Blanco y Azul, además de monumentos como la iglesia de San Francisco y el Conjunto Monumental de Santo Domingo y el Calvario y su Vía Crucis».
Las piezas que se han propuesto como ejemplos para conseguir la declaración de la técnica del bordado lorquino como Bien de Interés Cultural podrán contemplarse durante la próxima Semana Santa en las exposiciones extraordinarias que las cofradías muestran en sus sedes religiosas.

Fuente: La Verdad